Feliz de cumplir mi sueño, hoy abro mi blog con la ilusión de la mirada iluminada, viva y en color al presente y al futuro de la educación, abro las puertas y ventanas de mi casa para compartir el conocimiento que sobre la práctica educativa y escolar he aprendido durante mis 35 años de docencia e investigación.

Cuando una persona tiene un hijo o una hija no es la primera en la historia de la humanidad que lo tiene, ha habido otras personas que lo han tenido antes y muchas de ellas han pensado cómo hacerlo para educar mejor. Lo mismo pasa con el profesor que entra en una clase. Muchos psicólogos, pedagogos y especialistas en didáctica han pensado antes cómo hacerlo para facilitar y optimizar el aprendizaje. La frase tan común de “a mi hijo lo educo yo” o “yo soy el profesor y a mí nadie me tiene que decir cómo dar la clase” hoy día no tiene ningún sentido sin informarse antes de las cosas importantes para educar y enseñar, para no repetir grandes errores y hacer que los educandos sean mejores. Sobre esto escribiré en este blog, sobre el cómo educar y cómo hacer que los niños y jóvenes aprendan con ejemplos de experiencias, anécdotas, problemas derivados de la disciplina, buenas lecturas y casos prácticos, curiosos y divertidos.

Una vez pregunté a una alumna si aprobaba todas las asignaturas y me dijo que suspendía dibujo, aunque le gustaba mucho. Lo que pasaba es que le encantaba dibujar lo que ella quería; no consentía que le dijeran lo que tenía que pintar. Por esto no puedo decir si voy a escribir cada semana o cada quince días, puesto que yo tampoco sé escribir por encargo. ¿Os imagináis lo difícil que debe ser para un pintor creativo que le digan que haga un cuadro en el que se vea el mar, un barco a la derecha, un sol a la izquierda etc.? Así yo también entiendo a la niña que no le gustan las clases de dibujo tan dirigidas, de la misma manera siempre que he publicado algo hasta el día de hoy no ha sido para mejorar mi currículum vitae personal, sino para hacer llegar lo que me sale del alma al profesorado, a los padres y madres, estrategias, recursos e ideas de cómo enseñar y educar mejor.

Mis prioridades desde que me inicié en la escuela y como padre han sido primero los niños, luego los profesores, después mi proyecto y, por último, mi currículum vitae. Cuando no he sabido cómo hacer una cosa he pensado en este orden a la hora de decidir, y este modo de proceder es el que me ha hecho llegar hasta aquí.

La educación de nuestros niños y jóvenes necesita una mirada positiva, creativa, iluminada, abierta, viva, no una mirada divagante. Muy ilusionado con mi blog en el que pretendo compartir el conocimiento que he adquirido como profesor y como padre.

Me siento muy contento de tener esta ventana abierta al mundo donde expresar las experiencias, anécdotas y reflexiones de la práctica escolar y de la educación de los niños.

Como dijo Miliki “Sin los niños no habría humanidad, por lo tanto la humanidad se la debemos a los niños”.